Un operador contrató una solución de PromonLogicalis para prepararse para IPv6

Escenario

Con el agotamiento de las direcciones IPv4 y el número creciente de dispositivos conectados a Internet, empresas y gobierno ya empezaron sus proyectos de adopción del nuevo protocolo de redes. La adopción de IPv6, versión actual y sucesor de IPv4, se vuelve indispensable porque el nuevo protocolo posee una cantidad mayor de bits para direccionamiento.

Uno de los primeros sectores que pensó en esta actualización y empezó a invertir fue el de telecomunicaciones, que necesita direcciones disponibles para continuar su negocio. Además, Anatel pasó a requerir la aprobación de equipos que incluyan el nuevo protocolo de direccionamiento en Internet, a fin de acelerar la migración a IPv6 en las redes de telecomunicaciones del país.

Pensando en esto, uno de los principales operadores de telecomunicaciones de Brasil contrató a PromonLogicalis para implementar IPv6 en su acceso de banda ancha.

Solución

La solución definida tiene dos etapas. La primera es delegar una dirección IPv6 de WAN al módem del cliente, que se utiliza para la conexión entre el módem y el Backbone de la empresa. En esta etapa, se usa la técnica Stateless Auto Configuration, o SLAAC, donde el Backbone es responsable de proveer una dirección de 64 bits para módem de banda ancha. A partir de ahí, el módem del usuario calcula los demás 64 bits y forma la dirección IPv6 completa, con 128 bits de largo, generando una dirección única.

En la segunda etapa, además de la dirección de WAN, el Backbone también es responsable de proveer una serie de direcciones IPv6 válidas en Internet para la LAN del usuario.

La serie IPv6 suministrada para la LAN se usará en toda la red local, porque, al recibirla, el módem la usa para direccionar a los equipos de su red interna. Esta serie de direcciones válidas y enrutables permitirá que un usuario navegue de forma nativa por Internet, o sea, sin pasar por técnicas de traducción de direcciones privadas, conocidas como NAT.

Lo que empezó a fines de 2013 contó con un laboratorio de aprobación para pruebas antes que el proyecto se aplicara en red real y se activara IPv6 en la banda ancha del operador.

Beneficios

Con el proyecto, la empresa pudo ampliar su base de suscriptores de banda ancha y corporativos, atender todos sus clientes, independientemente del tipo de acceso utilizado, y, principalmente, cumple los objetivos definidos por Anatel para proveer IPv6. Además, le proveerá banda ancha a todos los suscriptores del servicio con un enfoque dual stack. De esta forma, se prepara para el futuro, pero sin sufrir el impacto, manteniendo la conectividad actual en paralelo. Los dos protocolos se le entregan al cliente y coexisten, asegurando que el usuario final no sufra impactos o interrupción de sus servicios de conectividad.