La computación en la nube se consolida y ya es utilizada por el 82% de las empresas brasileñas

Actualmente, el 82% de las organizaciones tiene alguna aplicación en la nube, pero solamente el 15% aplica este modelo en 75% o más de su ambiente. Este es uno de los resultados del estudio IT Brazil Snapshot, realizado por Logicalis, proveedora de servicios y soluciones de tecnología de la información y comunicación.

En la cuarta edición de la encuesta, realizada en asociación con la empresa Somatório Pesquisa e Informação, se entrevistó a 205 empresas entre noviembre de 2016 y febrero de 2017 con el objetivo de evaluar el nivel de madurez y adopción de nuevas tecnologías en las empresas brasileñas.

Actualmente, el 51% de las organizaciones cree que ellas y sus competidores tienen un nivel de madurez intermedio. Sin embargo, el 42% de los participantes afirma que no está en la situación ideal y desea alcanzar un nivel de excelencia. La exigencia es aún más alta en el segmento financiero, donde no hay espacio para errores – el 62% de los gestores de TIC encuestados entiende que, especialmente en este sector, lo ideal es llegar a la excelencia.

Panorama de TI en Brasil en 2016

La computación en la nube finalmente se consolidó como una realidad y las decisiones en las empresas dejaron de estar relacionadas a la posibilidad de migrar a la nube y pasaron a ser cuándo y qué aplicaciones migrar. Sin embargo, a pesar de la alta tasa de adopción de cloud entre los encuestados, la mayoría (66%) todavía no tiene ni siquiera 25% de sus servicios en la nube – y la principal barrera para la adopción sigue siendo la tecnología (40%), lo cual comprueba que todavía hay lagunas de entendimiento sobre la nube.

Además de ser el año de la consolidación de la tecnología, el 2016 registró el fortalecimiento de la nube híbrida, que ya es utilizada por el 40% de las empresas brasileñas. La nube privada, a su vez, pasó de 46%, en el 2013, a tan solo 25% el año pasado – comprobando el cambio en el perfil de contratación de nube por parte de las organizaciones. La nube pública permanece estable desde la primera edición de la encuesta, siendo usada por alrededor de 7% de las organizaciones.

El crecimiento del uso de la nube posibilita la migración gradual de la adquisición de equipos (CAPEX) para la contratación de servicios (OPEX). El año pasado, el 41% de los gastos con TI se destinó a equipos y el 59% a servicios, siendo aplicaciones y software el punto principal de las inversiones (22%), seguido de prestación de servicios (19%), centro de datos (16%) y telefonía/conectividad (11%). Este movimiento probablemente se intensificará más aún en el 2017, cuando los gastos de TI tipo OPEX crecerán alrededor de 2%.

La nube no solo posibilita el aumento de la contratación de tecnologías como servicio, sino también de soluciones de movilidad, llevando cada vez más agilidad y flexibilidad a los negocios. Actualmente, la adopción de soluciones móviles tiene el objetivo principal de automatizar la fuerza de ventas (36%) y la mejora de herramientas de gestión/ERP (24%), permitiendo que los ejecutivos tengan acceso a la información y a la toma de decisiones en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Nuevas tecnologías

En el 2016, la mayor parte del presupuesto de TIC fue destinado al mantenimiento de las tecnologías existentes (71%). Además, hubo una caída en el volumen de inversiones en nuevas tecnologías a lo largo de los últimos cuatro años (62% en el 2013 y 41% en el 2016) y un aumento en las tecnologías ya existentes – en el 2013, el 65% del presupuesto fue direccionado a ellas. En la visión de Logicalis, ese movimiento está conectado al escenario político-económico en Brasil en los últimos dos años, lo cual hizo que los CIOs tuvieran un comportamiento más conservador.

La comunicación entre máquinas (M2M) es el gran destaque entre las nuevas tecnologías y ha presentado un fuerte crecimiento desde el 2014. El destaque es el sector de utilities, que, impulsado por las iniciativas de Smart Grid, está invirtiendo en este tipo de solución, hoy ya adoptada por el 45% de las empresas del segmento.

Otro punto identificado por la encuesta es que, independientemente de la adopción de nuevas tecnologías o de la inversión en el mantenimiento de las existentes, la seguridad sigue siendo un tema sumamente relevante para las empresas – y que las personas todavía son el punto más débil para el 70% de los encuestados. Eso pasa por causa de la falta de conocimiento de las amenazas (72%), falta de concienciación y comportamientos inadecuados (51%).

"La cuarta edición de la encuesta muestra que, a pesar de más conservadores, los presupuestos de TI siguen creciendo, impulsados por la búsqueda de productividad y mayor apoyo a las necesidades de negocio de las empresas. Además, el estudio deja clara la importancia de combinar, de manera equilibrada, soluciones de seguridad, políticas y procesos bien estructurados para que la adopción de nuevas tecnologías sea bien aceptada", afirma Yassuki Takano, director de consultoría de Logicalis y responsable del estudio.